31 de diciembre de 2010

Una "asesina en serie" aragonesa del Siglo de Oro


Jerónimo de Barrionuevo
 Jerónimo de Barrionuevo puede ser considerado como un auténtico periodista y cronista de cuanto ocurría en la corte madrileña durante el Siglo de Oro de las letras hispanas. Es conocido sobre todo por las cartas o avisos que envió al Dean de Zaragoza para mantenerlo informado de todo cuanto ocurría en la Corte.

Como muestra de sus "avisos", copio las siguientes noticias de Diciembre de 1.654:

Viernes, 16 de éste, prendieron una mujer de hasta cincuenta años, que fue dueña del Conde de Santisteban, por enemiga del género humano. Tenía por vicio entrarse en las casas, introducirse con las criadas y echar tósigo en los guisados. Tiénenle comprobadas 47 muertes. Cogiéronla con el hurto en las manos. Dícese del Val de Arán, en Aragón, y que donde entraba no dejaba hombre a vida. El modo de veneno comenzaba por vómitos, y acababa en cámaras de sangre, quitando la vida, conforme la cantidad, con más o menos brevedad. Quedábase a las veces a curar de los enfermos, si eran ricos, y iba la muerte despacio, y robaba cuanto podía.

Yo no hago castigo condigno a tal mujer, ni creo que el demonio nos llegue a querer tan mal como esta mala hembra. Líbrenos Dios de hora menguada y de nosotros mismos, de quien no nos podemos guardar, aunque hagamos más cruces que tiene un calvario, de quien huye todo el infierno.


Hacia el 23 de Diciembre, Barrionuevo nos informa de lo siguiente:

Llevaron a la galera en una silla a la dueña de Zaragoza, condenada a ella por toda la vida, y a no tener un Alcalde de Corte aragonés que se llama D. Josef del Poyo, la pasearan.

La grifona está detenida en Toledo. En la primera fiesta que haya en Palacio, enviarán por ella.


Hay que resaltar que cita expresamente el Valle de Arán como valle aragonés. Hasta la división provincial del siglo XIX en la que fue asignado a Cataluña, el Valle de Arán tuvo un estatus propio y era considerado aragonés o catalán, según para quien. En el mapa de Labaña  realizado para las Cortes de Aragón aparece claramente como aragonés el citado valle. (Hay una copia aquí de ese mapa)

Más curiosas noticias del mes de Diciembre de 1.654 que corren por la corte de Madrid, entre otras son las siguientes:

Dícese que en Cerdania, en lo fragoso de las montañas, han cogido un monstruo con pies de cabra, brazos de hombre y rostro humano, con algunas cabezas y caras, y que aunque tiene en ellas diversos ojos y bocas, sólo come por una. Dicen que le traen al Rey y que ya viene.

Ha salido un pronóstico. Dícese que es de un aragonés que promete una gran felicidad a España a los fines de Diciembre, por un caso no previsto ni pensado. Hágalo Dios como puede.

Dícese de Flandes que el Príncipe de Condé ha ido con 25.000 hombres él sólo, en busca del francés. Dios le dé ventura.

Príncipe de Condé
Me queda la duda si el francés estaba también sólo o estaba con 25.000 más. Más adelante dice Barrionuevo:

Ayer se entró a pasear en la Casa del Campo por la tarde un criado del Embajador del Príncipe de Condé, y se subió en un árbol, desde donde se dejó caer en un lazo de cordel que se tenía echado al cuello, y quedó ahorcado, amaneciendo esta mañana así. Dios nos guarde el juicio. Amen.

El Principe de Condé había vencido a los españoles en Rocroi en 1.643 y luchó contra la corona española en la guerra de Cataluña. Después cambió de bando para vencer a los franceses en Valenciennes (Flandes) en 1.656. Poco duró su paso a la causa española ya que fue perdonado en la Paz de los Pirineos en 1.659 y años después conquistó para Francia el Franco Condado. Con los antecedentes del citado Principe, el desgraciado sirviente de su Embajador podemos imaginarlo como una víctima de la red de espías y contraespías que pululaban en la peligrosa corte madrileña.

Enlaces:

10 de noviembre de 2010

Kastelorizo, el castillo aragonés más oriental del Mediterráneo

Bernat I de Vilamarí in Kastelorizo 01En 1.450 una flota del rey Alfonso V de Aragón mandada por el gerundense Bernat de Vilamarí se apoderó de Kastelorizo (Castellroig), un islote griego en la actualidad situado apenas a dos kilómetros de la costa turca de Anatolia. El poderío turco estaba en plena expansión y el rey había concedido patentes de corso para hostigar a las naves enemigas y tratar de ayudar a los Caballeros Hospitalarios de San Juan de Jerusalén que estaban siendo acosados en la isla de Rodas.

Desde este islote, Vilamarí se dedicó a la piratería y también lanzó ataques contra varios puertos de Anatolia, Siria, Palestina y el Delta del Nilo. Vilamarí dejó al mando del islote al capitán Ribasaltas con dos galeras el cual se dedicó a la reconstrucción de la fortaleza hospitalaria que había destruido pocos años antes el Sultán de Egipto.

Sello griego antiguo de Kastelorizo con el castillo
Enterado Vilamarí que el Sultán estaba preparando un ataque a su isla con 10 galeras fondeadas en el canal del Nilo llamado Damieta, entró Vilamarí por el canal Tanítico y conquistó el castillo de la boca del puerto sin encontrar gran resistencia, ya que como dice Zurita "los moros que había en su guarda, atendieron más a poner en cobro y salvar su ropa que a defender la entrada". Halló dentro del puerto 14 galeazas y otros navíos a los que prendió fuego. Estando en la corte del Sultán Galip Ripol que era vasallo del rey de Aragón y tenía un posición importante en esa corte, negoció con Vilamarí la salida de las naves y la libre navegación aragonesa por aguas de Egipto.

En 1.454 Vilamarí fue requerido por Alfonso V para combatir a Génova y quedó al mando de este enclave su sobrino Joan de Vilamarí. En 1.512 Kastelorizo fue conquistado definitivamente por los turcos.

Enlaces:

La politique orientale d'Alfonse V d'Aragón, roi de Naples (1416-1458) - Constantin Marinescu
 
Anales de Aragón - Jerónimo Zurita

8 de noviembre de 2010

Emilio Bonelli, el explorador del Sáhara y del Rio Muni

D. Emilio Bonelli y Hernando
Emilio Bonelli nació en 1.855 en Zaragoza siendo hijo de un ingeniero agrónomo de origen italiano y de Dª Isabel Hernando. Fue bautizado en la parroquia de San Gil. Con gran facilidad para los idiomas, tras quedar huérfano, entró a trabajar de traductor para la embajada española en Rabat cuando sólo tenía 14 años cobrando 50 pesetas al mes.

Llamado a filas, a los veinte años accedió a la Academia de Infantería de Toledo y se graduó como oficial del ejército. Tras unos viajes por Marruecos le presenta al Ministro de la Guerra una propuesta para establecer contacto oficial con la población nómada de la costa sahariana que permitiera crear bases para los pescadores canarios en una zona que nunca había pertenecido a Marruecos. El ministro desechó su idea pero Bonelli salió directo de su despacho y se encaminó al palacio de Buenavista para exponer sus ideas al Presidente del Consejo de Ministros Cánovas del Castillo el cual le recibió sin solicitud previa y le otorgó su confianza.

Emilio Bonelli había pedido actuar en solitario provisto "sólo de chilaba, babuchas, morral, una tetera y una pipa de kifi". Desembarcó en 1.884 en los alrededores de Villa Cisneros, ciudad que fundó posteriormente, y gracias a su dominio del árabe y su habilidad diplomática consiguió la adhesión de las tribus nómadas que permitieron la Declaración de Protectorado Español del Sahara Occidental ese mismo año.

La ocupación del Sahara sólo le costó al estado español la cantidad de 7.500 pesetas que salieron del fondo de gastos secretos a disposición de la Presidencia del Consejo.

A partir de 1.887 hizo varios viajes científicos y de exploración por la zona de Rio Muni partiendo de la colonia española de la isla de Fernando Poo con el mecenazgo del Marqués de Comillas.
 
Enlaces:

Militares y marinos en la Real Sociedad Geográfica - Miguel Alonso Baquer

Enciclopedia aragonesa

28 de octubre de 2010

La batalla de Linás de Marcuello

Blas Pierrard
En agosto de 1.867 se produjo una sublevación revolucionaria antiisabelina organizada por el general Prim. El general en jefe de las fuerzas sublevadas que debían operar en Aragón era el general Blas Pierrard, héroe de la batalla de Huesca en 1.837 contra los carlistas y que había sido gobernador de Filipinas. Las fuerzas revolucionarias estaban compuestas de carabineros y voluntarios entre los que destacaban los chesos y los ansotanos según cuenta Galdós en su novela “La de los tristes destinos”. En esta novela nos cuenta la batalla ocurrida en Linás de Marcuello entre las fuerzas revolucionarias y las fuerzas gubernamentales del general Manso de Zúñiga que allí perdió la vida el día 22 de Agosto.
Domingo Moriones

Según cuenta Pérez Galdós, el ataque de Manso de Zúñiga y los Cazadores de Ciudad Rodrigo fue rechazado por el coronel Moriones y por los chesos y ansotanos habiendo abandonado sus puestos la retaguardia a cargo de Pierrard. El coronel Moriones posteriormente llegaría a teniente general y Gobernador de Filipinas en 1.877 y al parecer era un comisario de Prim el cual no acababa de fiarse de Pierrard.

Todo lo contrario dice “La Ilustración española y americana” y el “Grand dictionnaire universel du XIXe siècle : français, historique…” de Pierre Larousse editado desde 1.866 a 1.877. Según este libro, Pierrard “con 600 hombres apenas, con su caballo muerto bajo él y habiendo recibido graves heridas en el muslo, puso en fuga a sus adversarios y mató al general que les comandaba”. La Ilustración dice que el responsable de la retirada de las fuerzas rebeldes fue Moriones sin atreverse a citarlo por el nombre.

No obstante, la batalla la decidió la Caballería y la Guardia Civil fieles a Isabel II y los revolucionarios no tuvieron otra alternativa que escapar a Francia tras un penoso recorrido por la Canal de Berdún y Canfranc. La batalla de Linás de Marcuello decidió el fracaso de la insurrección la cual fue totalmente derrotada a principios de septiembre de 1.867.
Castillo de Marcuello

En cualquier caso, el reinado de Isabel II tocaba a su fin y en 1.873 se instauró la Primera República.

Enlaces:

25 de octubre de 2010

La epidemia de cólera de 1.971 en Zaragoza

En estos días está de terrible actualidad la epidemia de cólera desatada en Haití que esperamos que remita lo antes posible. Bastante han sufrido ya las gentes en ese país.

En Aragón también hemos tenido varias epidemias de cólera desde el siglo XIX. En 1.834 comenzó una gran epidemia en Torremocha y se extendió por el Jalón, Zaragoza y el Bajo Aragón. En 1.884 se declaró otra epidemia que afectó sobre todo a Jaca, Zaragoza y Alcañiz.

La última epidemia de cólera de importancia comenzó no hace demasiados años en Épila y Rueda de Jalón. Corría el año 1.971 y éramos un país subdesarrollado con una falta casi total de infraestructuras sanitarias en el que gran parte de la población no disponía de agua corriente ni de un sistema de alcantarillado ni siquiera en algún barrio de Zaragoza. En Épila se dieron 32 casos sospechosos y en Rueda de Jalón 16. El Heraldo de Aragón informó que habían sido 7 las víctimas en la primera semana de la epidemia.

La persona designada para hacer frente a esta epidemia fue el farmaceútico de los Cuerpos Sanitarios del Estado Ricardo García Gil y él mismo relataba que los equipos de los que disponía no eran más que sentido común y un instrumental rudimentario. Depuraba las aguas de los pozos metiendo hipoclorito en un botijo, añadiendo arena para suavizarlo y el agua entraba y salía lográndose la desinfectación. Echaba lejía en las fuentes hasta que llegaron las cloradoras.
Bacteria que produce el cólera

También, los ayuntamientos dictaron bandos como el siguiente de Rueda de Jalón: “De orden del Sr. Alcalde, se hace saber: que el agua para beber deberá hervirse durante veinte minutos y añadir a cada litro dos gotas de agua de lejía…” En la provincia de Zaragoza fueron vacunadas exactamente 607.381 personas. Toda la cosecha de la zona hubo que destruirla lo que ocasionó importantes pérdidas económicas. Las autoridades de entonces trataron de camuflar la epidemia achacándola a “procesos diarréicos estivales”. Incluso llegaron a echar la culpa a los trabajadores norteafricanos emigrantes que pasaban por la zona.

Casi 40 años después de aquella epidemia que ocurrió siendo niño, todavía recuerdo las filas de personas para vacunarse a pleno sol y los comentarios que se oían en voz baja que decían que los medios de comunicación franceses habían anunciado una gran mortandad entre la población. A raíz del cólera del verano de 1.971 se aceleraron las inversiones en agua corriente y alcantarillado en toda la provincia y en los barrios zaragozanos.

Enlaces:

Ricardo García Gil, el farmacéutico que frenó el cólera
La epidemia de cólera de 1.971. Negar la realidad

21 de octubre de 2010

La raza maldita de los agotes aragoneses

Los agotes (al igual que los chuetas mallorquines, los vaqueros asturianos, los cretinos o incluso los payeses de remensa catalanes) constituyeron poblaciones absolutamente marginadas y subyugadas por la población autóctona repartidas por el Pirineo vasco, navarro, aragonés o francés. Según unas fuentes su procedencia vendría de los godos franceses, para otros podían ser cátaros y según otros serían musulmanes vencidos en Poitiers en el año 733.

La primera mención se da en Francia en el cartulario de la Abadía de Luc en el año 1.000. A partir del siglo XVI se fueron promulgando con escaso éxito leyes para tratar de evitar la segregación a la que estaban sometidos pero todavía perduraría hasta entrado el siglo XX en el caso del barrio de Bozate en Navarra, el más famoso de los asentamientos agotes.

La raza de este pueblo maldito parece que era distinta del resto de la población. Pío Baroja dijo de ellos que algunos tenían un aire germánico y sin embargo otros recordaban a los gitanos.

Los agotes debían llevar bordado en rojo una pata de oca sobre fondo claro en su hombro izquierdo. Mucho se podría hablar sobre la simbología de la pata de oca, símbolo que podemos encontrar por ejemplo en los extremos de la cruz templaria, o en el crismón románico que son dos patas de oca superpuestas que forman la X y la P (iniciales de Cristo) y que se extendió por la península ibérica a partir de la catedral de Jaca. Es frecuente este símbolo a lo largo del camino de Santiago (camino espiritual divulgado a los no iniciados mediante el juego de la oca) y parece ser un símbolo iniciático usado por los constructores de esas iglesias románicas. Precisamente los agotes tenían fama de ser buenos constructores y se dedicaban a ser albañiles o carpinteros mientras que las mujeres trabajaban con la rueca.

El agote debía acceder a la iglesia franqueando una puertecilla vergonzante que le obligaba a entrar agachado. El agua bendita la recogía con la punta de un cucharón, asistía a misa en un rincón apartado destinado para ellos y el cura les daba la comunión en el extremo de una larga paleta. En su vida habitual, el agote debía abrevar en fuentes exclusivas para ellos, no podía dedicarse al comercio, solo podía cultivar campos de lino o cáñamo aunque se les permitía un pequeño huerto de subsistencia y no podían tener cabezas de ganado a excepción de un cerdo viudo y un asno. Eran acusados de llevar un estigma en su cuerpo, de transmitir la lepra, de oler mal (imagino que sería un mal común en la época y no solo entre los agotes), de no tener lóbulos en las orejas y de haber fabricado la cruz en la que murió Cristo. Por supuesto, estaban obligados a mantener la endogamia más absoluta, a vivir en barrios apartados y además eran enterrados en cementerios aparte.
Iglesia de Plan

Las comunidades agotes más importantes en Aragón se encontraban en los valles próximos a Jaca, valles de Echo, Ansó y Aragón y en el valle de Gistaín. Este último valle lo estudió la escritora chistabina recientemente fallecida Nieus L. Dueso Lascorz en su trabajo “Los agotes de Gestavi (Bal de Gistau)”. Este estudio está disponible en Pdf en la Universidad de la Rioja y se puede encontrar fácilmente con Google. Un indicio claro de la presencia de agotes es la existencia de una pequeña puerta en una iglesia por la que debían entrar humillados al templo. Según Bastian Lasierra podemos encontrar esas puertas en Ansó, Fago, Echo, Majones, Salvatierra, Sigüés, Berdún, Villanúa, Castiello, Barós y Plan.

Enlaces:

Los agotes en Aragón (I) - Bastián Lasierra
Histoire des races maudites de la France et de l'Espagne - Francisque Michel 1.847

19 de octubre de 2010

Occitania y Aragón. El reencuentro



Banderas de Aragón y Occitania
 La relación histórica de Aragón con Occitania viene de muy lejos. El primer conde franco de Aragón, Aureolo de Aragón (muerto en 809), era hijo del conde Aureolus de Perigord y posiblemente hermano de san Eparquio (Saint Cybard), presbítero, que pasó treinta y nueve años en completa soledad en una cueva de Angulema, en Aquitania, entregado a la oración. La misión del conde, como delegado del emperador Carlomagno, era mantener seguros los pasos pirenaicos de Palo y Somport entre Olorón y Zaragoza.

La política matrimonial de los condes y después los reyes de Aragón estuvo siempre encaminada a fortalecer las relaciones de los distintos condados occitanos con Aragón. Así pues, en las grandes empresas aragonesas hubo participación destacada de los aliados occitanos, por ejemplo, en la conquista de Barbastro en 1.064 por Sancho Ramírez. El año anterior, su antecesor Ramiro I había muerto peleando intentando conquistarla contra musulmanes y castellanos entre los que se encontraba el Cid.

Alfonso II y Pedro II se dedicaron especialmente a la política occitana y fue la derrota occitano-aragonesa en la batalla de Muret (donde murió Pedro II) la que impidió la consolidación del que hubiera sido el estado europeo más importante de la época.

Durante el reinado de Pedro II la actual provincia de Teruel se encontraba despoblada desde la conquista a los árabes. Para repoblar toda la extremadura aragonesa, Pedro el Católico trajo multitud de mudéjares de su campaña de las Navas de Tolosa y asentó a muchos occitanos de los condados vasallos del otro lado de los Pirineos. Por eso, por la parte que nos toca a muchos aragoneses, podemos decir que buena parte de nuestra sangre es sangre occitana. La Corona de Aragón se convirtió en el refugio de los últimos cátaros que huían de las hogueras de la cruzada albigense.
Castillo de Henri IV - Museo Bearnés (Pau)

La relación humana entre los dos territorios continuó después de la integración de la Occitania en el reino de Francia y de Aragón en el de España. El comercio y el contrabando fue constante a lo largo de la historia. Zaragoza durante su esplendor renacentista fue un polo de atracción para todo el Midi francés, especialmente para la Gascuña. Vinieron muchos gascones y occitanos que dejaron su recuerdo en nuestros apellidos, muchos de los cuales proceden de allí, por ejemplo la mayoría de los acabados en -AC y muchos otros que tienen su origen en el nombre de un pueblo occitano.

El folklore de nuestros valles es similar al de los valles pirenaicos de la vertiente norte. Si nos damos un paseo por las salas del museo bearnés de Pau nos resultarán muy familiares los trajes típicos, los instrumentos musicales como el chicotén, la música, la arquitectura popular, etc.

De la lengua occitana en Aragón hablaremos en otra ocasión.

A continuación, pego video de Youtube con una versión aragonesa de "Se canta", himno de Occitania.


Enlace:

La frontière et les hommes, VIIIe-XIIe siècle… Philippe Sénac

6 de octubre de 2010

Felices Fiestas del Pilar a todos

Se acercan las fiestas del Pilar y este blog va a estar de vacaciones hasta que acaben.

A pasarlo bien todos los zaragozanos y los que no lo sean, si pueden hacer una escapada y pasar unos días en Zaragoza, serán bienvenidos.

Hasta dentro de unos días
Aragón 1.000 os desea unas felices fiestas

Enlaces:

Especial Pilar 2.010 Heraldo de Aragón
Pilar 2.010 Ayuntamiento de Zaragoza

5 de octubre de 2010

Una de azafrán y otra de unos naranjos navarros

Azafrán
Carlos III el Noble, rey de Navarra, trató de aclimatar en Navarra el cultivo del azafrán y en 1.408 hizo venir de Aragón un jardinero experto de nombre Beltrán de Lacambra para enseñar a los navarros a cultivar esa planta. Arnau de Vilanova (del que ya hemos hablado en este blog) había escrito en 1.308 el libro “Regimen sanitatis ad regem Aragonum” dedicado a Jaime II en el que trata entre otras cosas de los beneficios de las especias y sobre todo del azafrán.

El azafrán era muy utilizado también en la farmacopea renacentista. En la “Concordia” del Colegio de Farmacéuticos zaragozano aparece el azafrán en 41 fórmulas (16’5% del total)

El cultivo del azafrán llegó a ser muy importante en Aragón y especialmente en la actual provincia de Teruel donde este cultivo fue una de las principales riquezas de estas duras tierras hasta la época actual.
Sepultura de Carlos III el Noble y Leonor de Castilla
Volviendo a Carlos el Noble hay una anécdota referida a las naranjas las cuales eran una fruta rara incluso para el consumo de los mismos reyes. Leonor de Castilla, su mujer, plantó en una caja unas pepitas de naranja de la especie llamada “bigarrada”. En 1.499 se mandaron cinco naranjos que habían salido de aquellas pepitas a la mujer del rey de Francia. Uno de estos naranjos de nombre Gran Condestable o Gran Borbón llegó a existir hasta finales del siglo XIX en “l’orangerie” de Versalles.

Enlaces:

El especiado con azafrán… Francisco Abad Alegría
Don Carlos d’Aragon, Prince de Viane… G. Desdevises du Dezert 1.889
Diccionario de antigüedades del reino de Navarra - José Yanguas y Miranda 1.840

4 de octubre de 2010

Los desgraciados matrimonios de dos infantas aragonesas


Enrique VIII y Catalina de Aragón
Es muy conocida la historia de Catalina de Aragón, hija de Fernando de Aragón e Isabel de Castilla que se casó a los 17 años con el futuro rey de Inglaterra Enrique VIII. Catalina era viuda ya que antes había estado casada con el hermano mayor de Enrique y heredero del trono, Arturo. La reina tuvo muchos embarazos pero solo llegó a tener una hija, la princesa María. Veinte años después de la boda, Enrique VIII rompió el matrimonio en contra de la opinión del Papa presionado por Carlos V para casarse con Ana Bolena, lo cual originó el cisma anglicano que todavía perdura.

Menos conocido es el hecho de que Alfonso X el Sabio de Castilla se casó con la infanta Violante, hija de Jaime I de Aragón en el año 1.246. Pasaban los años y el rey castellano no conseguía tener un heredero por lo que pensó en solicitar al Papa la anulación matrimonial y tomar nueva esposa lo cual podía generar una guerra con Aragón. Pidió al rey de Noruega que le diera por esposa a una de sus hijas llamada Cristina.

Alfonso X el Sabio y Violante de Aragón

Jerónimo Zurita, en sus Anales de Aragón nos cuenta el desenlace de la historia: “En este medio el rey de Noruega envió a su hija muy acompañada como se requería a una princesa que venía a ser reina de Castilla; pero en este medio la reina Doña Violante se hizo preñada, y el rey de Castilla su marido casó a la infanta de Noruega con el infante don Felipe su hermano, que era abad de Valladolid y electo arzobispo de Sevilla.“

Al menos, la princesa noruega no hizo el viaje en balde. Y por lo que respecta a Violante de Aragón llegó a tener once hijos con Alfonso de Castilla.

Enlace:

Anales de Aragón - Jerónimo Zurita

1 de octubre de 2010

Dragón D’Aragón

A partir de Pedro IV, la casa real aragonesa añadió un nuevo símbolo que al igual que el señal real de Aragón cuatribarrado se extendió al propio reino de Aragón y a toda la Corona regida por el rey de Aragón.

 En aquella época era corriente el uso de emblemas heráldicos que definieran por sí mismos al país al que representaban. Castilla lucía un castillo en su escudo. León portaba un león, Granada una granada, Francia (Galia) tenía como símbolo al gallo. El nuevo símbolo adoptado por Pedro IV que definía su país y su propio apellido era el dragón, palabra que suena de forma similar a D‘Aragón.

El rey llevaba siempre junto a él los símbolos propios, el señal real de Aragón cuatribarrado y el escudo con su yelmo portados por un alférez o senyalero que debía de ser aragonés.

 En las ocasiones de gran solemnidad, el rey de Aragón portaba un casco, la corona real encima y para rematar un gran dragón con las alas desplegadas y las fauces abiertas. Un paño de color azul oscuro con la cruz de Iñigo Arista cubría los laterales y la trasera del yelmo (actual 2º cuartel del escudo de Aragón). Además portaba una larga túnica con la cuatribarrada aragonesa. Su aspecto, desde luego, debía de ser imponente.

Popularmente se cree que esa cimera real con el dragón fue usada por Jaime I pero no hay constancia de su uso por ningún rey hasta Pedro IV (por cierto, era una persona bastante baja, por lo que le vendrían bien los muchos centímetros que medía la cimera).

Toda su figura era por tanto una exaltación de su dinastía y de Aragón. La cuatribarrada de su túnica, la antigua cruz de Aragón sobre fondo azul y para rematar el conjunto el dragón D’Aragón. Y de esta forma fueron inmortalizados en multitud de representaciones los reyes de Aragón.

Enlace:

30 de septiembre de 2010

Un apunte de toponimia

El término “carra” aparece en numerosos topónimos aragoneses sobre todo de las actuales provincias de Zaragoza y Teruel. Este prefijo está extendido por gran parte del norte de España, especialmente en la zona de León, norte de Castilla, La Rioja, Navarra y centro y sur de Aragón.

Cuando aparece “Carra” como prefijo viene a significar “camino” o “camino que va hacia“. Normalmente se usa para designar lugares que están en el camino a otros pueblos o lugares cercanos. Por ejemplo, en Monforte de Moyuela encontramos Carrarrudilla o Carrahuesa que están situados en la dirección de esos pueblos. También nos encontramos Carraptón/Carraotón que hace mención a un antiguo despoblado medieval conservado en la toponimia.

Es frecuente también encontrar el prefijo “cara” o incluso “carria”. Por ejemplo hay un Carriajosa en Obón y un Carrajosa en Cortes de Aragón.

En otras ocasiones la raíz CAR- adquiere otro significado y para algunos autores viene del íbero “CAR-“ o vasco “GARA-“ con idea de “altura, cumbre” .

Como raíz preindoeuropea la raíz “CARA-“ parece aludir a “roca, altura rocosa” y da origen a “CARA” como “piedra”. La raíz “CAR-“ parece relacionarse también con “barranco, precipicio”

Otra teoría es que la raíz CAR-, presente en infinidad de topónimos dela mitad norte de España (Carranza, Carrejo...), es de origen céltico, como “roca o peñasco”, de donde proviene el vasco “ARRI” piedra.

Enlace:

Mapa toponímico de Aragón

29 de septiembre de 2010

Un extraño milagro producido por San Jorge en la batalla de Alcoraz


San Jorge

El milagro producido en la batalla del Alcoraz lo cuenta Diego de Aynsa en 1.619 en su "Fundacion, excelencias, grandezas y cosas memorables de la antiquissima ciudad de Huesca".

El ejército aragonés, tras la muerte de su rey Sancho Ramírez, se aprestaba a la toma de Huesca.

En el mismo momento del primer choque, un caballero con armadura resplandeciente montando un fogoso caballo se precipitó a la lucha a la cabeza de los cristianos dándoles ánimo, coraje y valor.

Nadie sabía su nombre pero destacaba sobre todos gracias a una gran cruz roja que llevaba sobre su coraza y su escudo. Detrás de este caballero, le seguía otro guerrero a pie.

Toda la caballería aragonesa se lanzó al ataque rivalizando en bravura y valor. Los musulmanes fueron vencidos y pidieron la rendición al rey Don Pedro.

Tres días después, el 28 de noviembre de 1.096 las tropas aragonesas hicieron su entrada triunfal en Huesca mientras que por otra puerta salían los árabes vencidos llevando sus armas y pertenencias y abandonando con lágrimas en los ojos su célebre mezquita.

Se buscó entonces por todos lados al valiente caballero de la cruz roja sin que apareciera por ningún lado. Se encontró al caballero que le seguía a pie pero nadie le entendía porque hablaba en alemán.

Légendes de mort et d amour : souvenirs d Aragon, légendes d Andalousie, croquis madrilènes...Los religiosos intentaron hacerse comprender en latín y a duras penas el caballero teutón pudo explicar que él había seguido al caballero de la cruz roja hasta aquí después de que éste le salvara milagrosamente ese mismo día de las cimitarras árabes a orillas del río Oronte en Antioquía donde participaba en la cruzada de Tierra Santa. El caballero de la cruz roja lo había subido sobre la grupa de su caballo y lo había transportado por los aires hasta la batalla que tenía lugar en Huesca contra idénticos enemigos.

Los clérigos proclamaron el milagro producido y dando gracias al cielo declararon que el caballero invencible que había desaparecido no era otro que San Jorge.

Y con este milagro comenzó el fervor de Aragón por San Jorge que años después fue proclamado patrón del reino y cuya veneración se extendió a toda la Corona de Aragón.

Enlaces:

28 de septiembre de 2010

Crónica de Morea, crónica de la Grecia medieval en aragonés del siglo XIV

Juan Fernández de Heredia / Johan Ferrandez d'Eredia
En el siglo XIV, Juan Fernández de Heredia fue el gran precursor aragonés del Renacimiento. Escritor, mecenas, político y diplomático al servicio de Pedro IV de Aragón fue también gran maestre de la Orden de San Juan de Jerusalén que en aquella época era la orden militar más potente. Resistió el avance turco desde su cuartel de Rodas y conquistó varias ciudades de la actual Grecia.

Heredia fue el patrocinador de un escritorio que tradujo al aragonés muchas obras de la Grecia clásica, siendo el aragonés la primera lengua romance a la que fueron traducidos Tucídices y Plutarco.

Otros libros que salieron del escritorio de Heredia fueron entre otros el libro de Marco Polo, Flor de las Ystorias de Orient, Crónica de los Conquiridores (biografías de personajes famosos que termina por Jaime I el Conquistador), Crónica o Libro de los Emperadores, etc.


Cronica de Morea
Centrándonos en uno de los más extensos (con más de 9.000 líneas), la Crónica de Morea es una narración de la conquista franca de la Morea (Peloponeso), desde la Primera Cruzada hasta 1292. Se conserva en cuatro versiones: griega, francesa, italiana y aragonesa. No existe acuerdo sobre si la versión original era griega o francesa. La versión aragonesa, que abarca el período de 1197 a 1377, no se limita a reproducir la versión original sino que incluye material de otras procedencias. Fue copiada por Bernardo de Jaca en 1393 (fue conplido et acabado de escrivir digous a. XXIII del mes de octubre en el anyo de nuestro senyor M.CCC.XC.tercio. Bernardos est dictus qui scripsit, sit benedictus. De Iaqua vocatur qui scripsit, sit benedictus. Amen).

A pesar de las exageraciones como el relato en el que 300 francos mataron a 150.000 soldados del emperador bizantino y alguna inexactitud histórica, la Crónica de Morea es una de las principales fuentes para estudiar la sociedad griega de esa época en especial sus instituciones, el derecho, los tribunales de justicia, la estrategia militar, etc.

Goethe halló la inspiración para algunos pasajes y personajes de Fausto en esta Crónica de Morea.

Enlaces:

Biquipedia
Interclásica - Universidad de Murcia

27 de septiembre de 2010

¿Se cultivó panizo en Aragón antes del descubrimiento de América?

Ignacio Jordán de Asso fue un eminente jurista, diplomático, científico, naturalista y economista aragonés de la época de la Ilustración además de asesor de Palafox y héroe de los Sitios de Zaragoza. En 1.798 publicó la “Historia de la economía política de Aragón” que supone uno de los primeros tratados de Economía en los que hace un repaso de la agricultura, la industria, el comercio, y la población aragonesa. En este importantísimo libro hizo sin embargo la siguiente afirmación:

El maíz, que acá llamamos panizo, es una producción de este Reino mucho más antigua de lo que muchos creen, fundados en ser planta originaria de América, pero lo es igualmente de la India Oriental, de donde se comunicó a los Árabes de Egipto de donde la traxeron a España. Nuestros documentos del siglo XII hablan ya del panizo, como se ve en la Escritura de dotación de la Iglesia de Almonacid otorgada por D. Ximeno Cornel en 1.184 donde la adjudica la décima de panizo, mijo y lino (Cartuario Menor de la Seo fol. 95)

¿Es posible que se hubiera llegado a cultivar panizo en Aragón antes del descubrimiento de América?

Setaria Italica o Panizo
Panizo, sí; maíz, no. El panizo se conocía en Europa 2.000 años antes de Cristo. El error que tuvo Asso fue asociar el maíz con la planta que se cultivaba en la Edad Media con el nombre de panizo que era la Setaria Italica o mijo menor, mijo de cola de zorra o moha el cual es el segundo cereal más cultivado en Asia. El cultivo de esta planta fue perdiendo importancia quedando prácticamente reducida a su uso como forraje o alimento para pájaros. Incluso perdió el nombre para llegar a ser conocido como panizo el maíz común traído de América, Zea Mays.

Enlace:

Historia de la economía política de Aragón Ignacio de Asso
Enciclopedia Aragonesa

24 de septiembre de 2010

Los valdenses en Aragón

Herejes en la hoguera
Los valdenses constituyeron una herejía que surgió a finales del siglo XII, creada por un francés de Lyon llamado Pedro Valdo.

Inicialmente predicaron en Languedoc, norte de Francia y Lombardía pero llegaron muy pronto a Aragón. Pedro II ordenó ya en 1.197 que salieran de su reino todos los valdenses, llamados vulgarmente “sabatati” o “pobres de Lyon”.
En la Corona de Aragón sus mayores núcleos se encontraban en Cataluña y no eran demasiado numerosos, sin embargo, en una sola ejecución 114 valdenses fueron quemados vivos y sus cenizas echadas al río Ter en Gerona. Se confundían en ocasiones con los albigenses o cátaros los cuales tenían colonias más numerosas en el Maestrazgo, Matarranya y Jaca.

El más conocido de los valdenses aragoneses fue Durand de Huesca que una vez convertido a la ortodoxia católica y bajo la disciplina eclesiástica escribió el “Liber contra manicheos” y también el “Liber Antiheresis“, conservado en la Biblioteca Nacional de Madrid. Este libro es un tratado contra la herejía y es una de las pocas fuentes que existen para conocer la doctrina del catarismo y los orígenes de la valdesía.
Catedral de Elne (Rosellón)

Durand fue responsable de una congregación aprobada por el papa Inocencio III, los Pauperes Catholici, que se utilizó para recuperar a valdenses y cátaros para la causa de la Iglesia romana. En 1.212 fundó un convento en Elne (Rosellón) para su comunidad que fue el precedente de las órdenes mendicantes posteriores.
Enlace:

23 de septiembre de 2010

El Fossar Vell de Fuentespalda

Las estelas discoidales son los adornos funerarios que tienen la parte superior en forma de disco o círculo y en una cara suelen tener una cruz griega patada dentro de una bordura y en la otra suelen repetir el mismo motivo o tener una inscripción. El pie suele ser trapezoidal y es el que se inserta en la tierra para marcar el lugar de enterramiento.

El periodo en el que floreció este tipo de decoración funeraria fue durante las siglos XII y XIII. En la Corona de Aragón los mejores restos que han llegado hasta nuestros días se dan en la zona del Maestrazgo y el Matarranya. En Castellón se pueden ven en Sant Mateu y Forcall y en la provincia de Teruel en Fuentespalda. Se da la coincidencia de que en los 3 pueblos citados vivió una importante comunidad cátara a principios del siglo XIV cuando los cátaros fueron expulsados de Occitania. Belibaste, el último perfecto cátaro, vivió en esos pueblos.

Cerca de la Iglesia de Fuentespalda se ha recreado recientemente un singular espacio funerario en el interior del Fossar Vell o cementerio viejo de la localidad. Hasta entonces, se conservaban encima de la tapia de este cementerio abandonado una veintena de antiguas estelas funerarias discoidales que, tras ser limpiadas y consolidadas, se han expuesto y presentado reproduciendo la fisonomía de un espacio funerario de esa época.

Las estelas discoidales de Fuentespalda debieron ser realizadas en un taller local y su tipología y decoración están, muy a menudo, relacionadas con la iconografía medieval de la Danza de la Muerte a través de representaciones de tocados religiosos (obispo, arzobispo, papa), reales (coronas), esqueletos y calaveras, etc. que simbolizan la igualdad de todos los hombres ante la muerte. El estudio iconográfico de estas estelas ha revelado que debieron ser realizadas en la Edad moderna, probablemente entre los siglos XVI y XVIII siguiendo modelos antiguos.

Enlace:

Estelas de Castielfabib

22 de septiembre de 2010

La llegada del pueblo gitano a Aragón


El pueblo gitano o romaní comienza su historia probablemente en la zona del Punjab, en el norte de la India y el Pakistán actual. Parece ser que formaban la casta de los músicos que era la última casta de un sistema social que todavía perdura en la India. Por debajo de ellos solo estaban los "intocables".

Los dom, que así se llamaba la casta de los músicos, llegaron a Persia hace 1.000 años y de ahí pasaron al Imperio Bizantino y Europa Oriental para extenderse después por toda Europa en varias oleadas.

Está documentado que llegaron a la península por Aragón en calidad de peregrinos, obteniendo el gitano D. Juan de Egipto Menor un pasaporte de tres meses del Rey Alfonso el Magnánimo, otorgado en Zaragoza en enero de 1.425,  para viajar a Santiago de Compostela junto con toda su gente. Por tanto, gozaban de la llamada “paz del peregrino“, con provisiones reales que les facilitaban la circulación.
Migración de los pueblos gitanos

El 8 de mayo del mismo año, otro similar fue concedido al Conde Tomás del Pequeño Egipto, que se quejó ante las justicias del rey de la pérdida de dos perros de caza de pelaje blanco, un lebrel y un alano, que le habían sido robados cuando pasó por Alagón. Don Tomás se negó a pagar peaje diez años más tarde en la aduana de Canfranc al cruzar los Pirineos en su viaje de regreso, por condonación o gracia que le había otorgado el rey Alfonso, ante lo cual los peajeros de la aduana redactaron un acta en aragonés pirenaico.

Poco tardó en llegar la represión a los gitanos. En 1.510 hay un fuero que dicta su expulsión del reino. Casi todos los reyes posteriores dictaron normas para desterrarlos, asentarlos en lugares fijos o, incluso, apresarlos y enviarlos a presidio, arsenales y minas. En Aragón en 1.717 se fijó la residencia obligatoria para los gitanos en Calatayud, Tarazona, Teruel, Daroca, Borja o Barbastro.

El ministro de Hacienda de Carlos III, Campomanes, llegó a proponer sin éxito que fueran mandados a las colonias Luisiana, Cuba, Santo Domingo, Puerto Rico, Margarita, Bahía de San Julián e islas de Juan Fernández, pero que no entraran en el continente.

Como vemos, desde el siglo XVI hasta las actuales medidas de Sarkozy en Francia, no parece que hayan pasado 500 años.

Enlaces:



Historia del pueblo gitano
Antón Castro
Enciclopedia aragonesa

21 de septiembre de 2010

Los reyes de Aragón y la alquimia

Los reyes de Aragón padecieron verdaderas penurias económicas para mantener sus dominios en todo el Mediterráneo y a la vez sostener costosas guerras con sus vecinos castellanos. Para obtener fondos debían convencer a las cortes de cada uno de los reinos o condados para que contribuyeran a la hacienda real y esto nunca era fácil.
Ramón Llull
Tan apurados debieron de estar que incluso llegaron a confiar en la alquimia para transmutar el plomo en oro y poder aliviar sus estrecheces económicas. Se han conservado cartas que se cruzaban entre los monarcas y los alquimistas. En el caso de Juan I de Aragón, están documentadas en el Archivo del Reino de Mallorca las cuentas y gastos que liquidaba el monarca por los servicios y trabajos realizados al alquimista Jaime Lustrach. Este alquimista, posiblemente occitano, trabajó largo tiempo en su laboratorio del castillo mallorquín de Bellver junto a 3 colegas a finales del siglo XIV hasta que Martín el Humano, sucesor de su hermano Juan I, lo convocó a su corte en Zaragoza y finalmente lo despidió en 1.400.

Pero la relación de los reyes de Aragón con la alquimia venían de antiguo. El mallorquín Ramón Llull que vivió en el siglo XIII y principios del XIV fue el más destacado alquimista del momento llegando a descubrir un método para la fabricación del acero.

Arbol del conocimiento
Arnau de Vilanova, nacido en Villanueva de Jiloca según la Enciclopedia Aragonesa, fue otro gran alquimista contemporáneo de Ramón Llull. Incluso llegó a dejarnos en su testamento la siguiente fómula de la piedra filosofal: "Coge tres partes de limaduras de plata, tritúralas con una parte de mercurio hasta que resulte de ello una materia pastosa; cuécelo a fuego lento con una mezcla de vinagre y sal, y sublímalo todo".

Otros alquimistas de los que tenemos noticia son Ramón o Miguel Borrell, Onofre Janer de Barcelona, Castell, Pedro de Montalbán, el doctor Galserán, el Padre Caldas, el Padre Ravoscal de Santa Catalina, Luis de Velasco y Luis de Guzmán.

Viendo la actual situación económica, tal vez la alquimia sea una de las posibles soluciones que se hayan planteado nuestros gobernantes.

Enlaces:

Secretum
Enciclopedia aragonesa

20 de septiembre de 2010

Labordeta, siempre en la memoria

Ahí estás, en el salón San Jorge del Palacio de la Alegría, detrás de las falsas yeserías árabes (las auténticas se las llevaron al Museo Arqueológico Nacional de Madrid), acompañado por los miles de aragoneses que te hemos ido a saludar por última vez.

Ahí estás, haciendo un último servicio a Aragón, sacando los colores una vez más a los de siempre, a los que jamás resistieron cualquier comparación contigo, denunciando con tu silencio la hipocresía, la docilidad y la apatía de los que mandan o mandarán.



Ahora dicen que quieren poner tu nombre al Parque Grande, ojala sea así. También se podría cambiar de una vez el nombre de Parque de Macanaz, y dejar de ofender a los aragoneses dedicando un buen parque de Zaragoza al ministro de Felipe V (IV de Aragón) que fue el verdugo de los Fueros de Aragón.

También ha llegado la hora de que tu Himno a la Libertad sea el himno de Aragón. A ver si ahora que te has muerto lo permiten…

En cualquier caso, los aragoneses te llevaremos siempre en el corazón y tus palabras y tu recia voz nos permitirán mantener la esperanza de que otro Aragón es posible.

Que el viejo dios Moncayo te ampare, amigo.

19 de septiembre de 2010

José Antonio Labordeta acaba de entrar en la historia

El aragonés más popular y quizás el único apreciado por personas de todas las ideologías, ha muerto esta noche en Zaragoza. Los que hemos tenido la suerte de conocerle podemos alabar su cercanía, su bondad, su entusiasmo y sus convicciones. Sirvan estas líneas para honrar su memoria . Hoy los aragoneses quedaremos un poco huérfanos.


17 de septiembre de 2010

Un caso de comercio de reliquias en la Edad Media

Durante la Edad Media se estaba en pleno apogeo constructor y miles de iglesias románicas y, posteriormente, góticas surgieron por todo el mundo cristiano. No había catedral, convento o iglesia que se preciara que no ansiara tener una reliquia del santo de su advocación o de los más variados y curiosos objetos supuestamente relacionados con un personaje santo. Así pues, se llegaron a venerar plumas del arcángel San Gabriel, un peine de la Vírgen María, el prepucio de Jesús o los huevos de la paloma del Espíritu Santo (venerados en la catedral de Maguncia).

Jaime II de Aragón

La reliquia más venerada, sin lugar a dudas, era el cáliz que utilizó Nuestro Señor Jesucristo en la Última Cena, el Santo Grial. Esta reliquia estuvo en el monasterio de San Juan de la Peña hasta su traslado a la catedral de Valencia.

Las cruzadas a Tierra Santa y el saqueo de Constantinopla inundaron Occidente de objetos santos traídos por los monjes y por los guerreros. Además, hubo un comercio floreciente de reliquias por toda la cristiandad.
Como ejemplo de este singular comercio se puede recordar el acuerdo entre el rey de Aragón, Jaime II, y el rey de Armenia, por el que éste entregó los dos brazos de Santa Tecla y algunos huesos más en diciembre de 1320 a cambio de 40 caballos andalusíes, un trono de oro, dos mil quesos mallorquines y otros bienes. Estas reliquias fueron depositadas en la catedral de Tarragona, ciudad de la que es patrona esta santa, siendo arzobispo Ximeno Martínez de Luna y Aragón.

Santa Tecla había sido vecina de San Pablo y posteriormente discípula suya. Dicen que ambos vinieron a Tarragona y ella continuó su labor evangelizadora en solitario en Seleucia donde recibió los más horribles tormentos aunque con escaso resultado.

Fue lanzada a un foso con reptiles venenosos, que la respetaron. Se la ató entre dos bueyes, para despedazarla, y estos perdieron su fuerza. La colocaron sobre una pira para quemarla viva, pero el fuego se apartó y quemó a sus verdugos. Por fin fue lanzada a los leones, los cuales lamieron sus heridas y sanó.

Derrotados sus perseguidores la dejaron en libertad y ella vivó en una cueva, como anacoreta, dedicada a la oración hasta su vejez.

Sin embargo, en una nueva agresión, le fueron enviados unos soldados para ultrajarla. Santa Tecla oró para librarse del nuevo tormento y permanecer pura. La cueva se derrumbó dejando solamente su brazo al descubierto.

Y ese brazo, junto con el otro que no se sabe como se recuperó, fue el que compró Jaime II de Aragón y depositó en la nueva catedral de Tarragona.
Enlaces:

Relatos y leyendas
Leyenda de Santa Tecla

16 de septiembre de 2010

Contribución del Sobrarbe a la armada de Carlos I contra Túnez

En 1.528, el emperador Carlos I estaba preparando una flota para atacar a Túnez y acabar con el problema que suponían los berberiscos de Barbarroja para el imperio. Por ello, mandó construir 50 galeras en Barcelona y solicitó la colaboración aragonesa para proveer de madera las Atarazanas.

La transcripción del original hecha en el siglo XVIII decía lo siguiente:

Nabateros bajando madera al Mediterráneo
“Como de presente tengamos muy grande necesidad de poner en punto de navegar y armar las cincuenta galeras que mandamos facer en la nuestra Ciudad de Barcelona, para lo qual una de las principales cosas que para ello se requiere, son árboles y antenas y seamos informados que en los montes de Ceramello (¿podría ser Saravillo?), y en la Valle de Xistau hay mucha abundancia de ellos, y aparejos para los boscar y cortar, y tirar a los ríos para los traer, y en breves días conducirse a la marina…”

Sin embargo, más adelante dice lo siguiente:

“Por las varias partidas consta, que solo llegó a Tortosa arboladura de palos, antenas, vergas, y espigones para 37 galeras que baxó de Insa (Aínsa), valle de Xistau, del término de Ceramello, de los bosques llamados Losparets y Lanasarts (¿Lavasar?), que están a una legua de la frontera de Gascuña. Todos baxaron por el Cinca al Segre, y de este al Ebro, en almadías o en palos sueltos.”

Por la celeridad que pedía el emperador para armar la flota hubo que traer a Barcelona a 40 carpinteros de ribera de Génova, 8 calafates valencianos y bastantes carpinteros, calafates y remolares (maestro o carpintero que hace remos) de Vizcaya, además de diversos trabajos realizados por la Maestranza de la provincia de Guipúzcoa en Azpeitia. Don Pedro de Tovar, Corregidor de las quatro Villas de la mar (Santander), también envió más remolares. Además hubo que pagar 48 sueldos al Convento de Jesús, “para decir misas por la salud de S.M. y para que nuestro Señor haga victoriosas las Galeras contra los Infieles”.

Tanta animación había en las Atarazanas que la mitad de las galeras hubo que construirlas al descubierto puesto que dentro sólo se podía trabajar en 10 a la vez. Todas esas galeras, más 6 llegadas de Palamós y otras de otros lugares, fueron puestas bajo el mando de D. Alvaro de Bazán. El capitán de una de las galeras era D. Lucas de Alagón.

Finalmente, en la toma de Túnez en 1.535 participaron la escuadra de Portugal, los Estados Pontificios, la Orden de Malta, la armada del Mediterráneo con parte de las galeras construidas en Barcelona, Nápoles, Sicilia, Génova, la escuadra del Cantábrico con 42 naos, 60 urcas de la escuadra de Flandes y 150 velas de la escuadra de Málaga.

Enlace:

Antiguos tratados de paces y alianzas entre algunos reyes de Aragón y ...
Puerto de la ciudad de Túnez (S. XVI)

14 de septiembre de 2010

Fogaje de Aragón de 1.495

En el Medievo, un fogaje era el censo de los fuegos u hogares, por unidad familiar o de vivienda, para el cobro de impuestos directos. En Aragón, fue creado por Pedro II y se tiene noticias especialmente de dos de ellos: el de 1.362 y el de 1.495.

En 1.495, Fernando II ante la posible agresión de Carlos VIII de Francia quiso armar un ejército de 4.000 soldados y para ello ordenó hacer un fogaje para facilitar la recogida de los impuestos. Se dividió el reino de Aragón en 12 sobrecullidas a cargo cada una de un sobrecullidor. El importe que se cobró por fuego fue de 13 sueldos por fuego para pueblos de 99 fuegos o menos, 16 sueldos por fuego para pueblos de 100 fuegos o más y 21 sueldos por fuego en las ciudades.

En el fogaje aparecen los nombres de los cabeza de familia, sus cargos, si eran moriscos (los judíos habían sido expulsados dos años antes), si eran pobres, etc.

En el enlace siguiente, se pueden consultar los datos de casi todas las sobrecullidas de Aragón de ese fogaje.

Fogaje de Aragón de 1.495

Como muestras, copio los datos referentes al fogaje de 1.495 de la localidad de Linás de Broto perteneciente a la sobrecullida de Ainsa.

APELLIDOS

Abarqua, Almerich, Arin, Arnalt, Aznar, Baguer, Bandrés, Bernardet?, Bino, Blasco, Buesa, Camón,  Cavero, Claveria, Dallué, Darin, Diosa, Donoria, Escartím, Gabín, Gavín, Guarda, Honoria, Janero, Jordán,
La Guarda, Luesia, Luésia, Lueso, Manarillo, Marquo, Nadal, Ortiz, Palacio, Pascual, Pérez, Petro, Pollo, Rey (el), Riu, Riu de Larés, Samper, Solà, Solana, Somper, Tenesión, Villamana

46 fuegos, a 13 sueldos por fuego, da un total de 538 sueldos que aportaron los de Linás para el ejército de nuestro rey. Por comparar, en el censo de ese año, Biescas tenía solamente 33 fuegos.

Además, había censados vecinos con apellido Linás en todos estos pueblos de Aragón:

CARIÑENA, USED, ALCAÑIZ, SARVISÉ, OTO, ANDORRA, YOSA DE BROTO, TORLA

Todos ellos seguramente procederían también de Linás de Broto o incluso alguno de Linás de Marcuello.
En la variante castellana Linares también hay unos cuantos repartidos por el Sur de Aragón aunque éstos pudieran proceder de otros pueblos como Linares de Mora.
 

13 de septiembre de 2010

Mosén Bruno Fierro, un héroe popular del Sobrarbe

Mosen Bruno Fierro es el héroe popular del valle de Gistau. En las largas noches de invierno todavía se recuerdan las historias que protagonizó este valiente cura chistavino, algunas reales y otras inventadas.
Lo que sí es cierto es que vivió a finales del XIX y fue cura de Saravillo. Dicen de él que era un santo porque obraba milagros ya que "esconjuraba" las tormentas y éstas pasaban de largo de Saravillo para descargar con toda su fuerza en el pueblo vecino de Plan. Lo llegaron a describir diciendo que "pareceba una talega en pie". También era pescador, ladrón de cerdos, jugador de pelota, tirador de barra aragonesa y cazador, aunque en realidad saliera con la escopeta para despistar a los carabineros y dedicarse al contrabando.


Iglesia de Saravillo

En el seminario ya prometía porque el obispo, al ordenarlo sacerdote, le dijo: Cuánto me pena, Bruno, haberte ordenado. A lo que nuestro mosén le contestó: "y lo que te penará, Ilustrísima, lo que te penará."

En noviembre de 1867, mosén Bruno ayudó a escapar a través de la frontera a dos políticos, uno de ellos Prim, siguiendo un camino que el mosén conocía y que era el que utilizaban los contrabandistas de la zona. Años después, siendo presidente del gobierno el general Prim y tras hacer el viaje en almadía por el Cinca hasta Monzón y desde allí a Madrid en diligencia, recurrió a él para lograr el perdón de un hermano suyo que estaba a punto de ser fusilado por desertor.

Prim le recibió y le extendió varias cartas de recomendación para el Gobernador General de la Corte y para el Presidente del Tribunal de Justicia Militar, y el cura las fue rompiendo mientras decía: "Si yo hubiera escrito papelitos para los carabineros, aquí estarías tú ahora". Finalmente su hermano se salvó de ser fusilado.


Todas estas historias y muchas más las recogió José Llampayas en el libro que escribió sobre él en 1.924.

La Ronda de Boltaña le dedicó una canción: La mazurca de Bruno y, parece ser que también Arturo Pérez Reverte encontró la inspiración para su personaje del sacerdote Príamo Ferro de su libro La piel del tambor en este rudo y resuelto mosén altoaragonés.